EL CALVO Y LA ABUELA

El del calvo era el mejor. Sin ninguna duda, el anuncio de la Lotería que protagonizaba aquel calvo tan atractivo, con esa pizca de misterio y magia, era mucho mejor que el de este año con esa abuela que parece la de Heidi, tan edulcorada que no  parece,  ni debiera ser real.

calvo

Las abuelas en ejercicio, las de hoy en día, deberían  negarse por sistema a verse reflejadas en la que publicita la televisión. No es que esa  abuela despistada   y generosa tenga nada de malo. Sólo faltaba. Simplemente es el estereotipo  que representa a  esa generación de mujeres que con enorme mérito se  han dedicado al cuidado de terceros  hasta el final de sus días, tanto en el ámbito privado como en el público. La del anuncio es maestra, como podía haber sido enfermera. Astronauta o monja no, por razones evidentes. Pero generosa hasta la santidad, entregando el premio a su hijo.

Pero el hecho es que hay que superar esa imagen, apolillada y reduccionista,  actualizándola por otra más moderna en la que las abuelas no son sólo  mujeres sumisas, currantes  y serviciales. Mujeres sin vida propia, ni pasada ni presente y mucho menos en clave de futuro. Ancianas vestidas de negro, con toca y medias de lana como Doña Rogelia. Tuteladas por sus hijos, o incluso por sus nietos. Tratadas con cariño, siempre bendecidas y recordadas por su enorme capacidad de trabajo,  aunque más ocasionalmente por sus opiniones o sus decisiones.

Hoy el concepto de abuela ha evolucionado aunque a algunos quizás no les guste. Pero es lo que hay, siendo evidente que las mujeres salimos ganando con el cambio.

Hoy las abuelas saben perfectamente el día en que viven, y no quieren ser protegidas de la verdad con mentiras piadosas porque son muy capaces de afrontarla. No viven para prepararles el colacao a sus nietos mientras que éstos las ignoran mirando en su móvil, sino que  se manejan con el suyo,   adquirido con su propia pasta,  que para eso se han trabajado una  pensión de jubilación, si el PP no consigue hacérsela perder con su irresponsable gestión. Matarían por sus nietos y nietas porque los quieren con todo su corazón y les ofrecen todo su amor a las criaturas y lo reciben, a su vez, como maná del cielo pero les ofrecen además de los cuidados, su experiencia, su sabiduría  y  visión del mundo por si quieren aprovecharla para evitar errores y dolores evitables.

Las abuelas de hoy tienen y exigen sus derechos, y uno de los principales es el derecho a ser tratadas con el respeto que supone decirles siempre la verdad. La del anuncio lo tiene claro, porque deben tener la intención de ingresarla en un asilo para que nunca conozca la terrible mentira que le han endosado. Es la única solución  para evitar que se lleve una decepción mayúscula cuando sepa que se equivocó  de fecha, que nadie la sacó de su error, ya sea por compasión o por cachondeo, -que no se sabe que es peor-,  que todos se conjuraron para mantener el engaño sin que nadie confiara en su madurez, aprovechando para darse un paseo al faro y pagarse unas rondas en el bar.

Quizás  todo se hace con muy buena intención, porque todos los que aparecen en el anuncio tienen cara de buenas personas, aunque puede que eso sólo sea  mérito de un buen casting para elegir los actores. Dicen que de buenas intenciones, está el  infierno lleno y uno de ellos es aquel  en el que viven las mujeres a las que no tratan como personas adultas y responsables.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s