EL DOMINGO PASADO

Es fácil recordar lo que pasó el pasado Domingo. Cualquier persona a la que se preguntar tendría una respuesta fácil. Imposible olvidar escenas que a la mayoría nos gustaría no haber visto nunca.

Imágenes, muchas imágenes. Impresionantes, clarificadoras, desgarradoras, indignantes. Repetidas, mudas, pero insufriblemente descriptivas. Y muy violentas. Insoportablemente violentas. Causantes de enorme rabia, como siempre pasa cuando ves a los fuertes y poderosos avasallando a los más débiles y vulnerables.

Domingo de declaraciones a miles, de tertulias televisivas maratonianas y telediarios casi monotemáticos. Y opiniones, miles y miles de opiniones transmitidas por todos los medios, de todos los colores y calidades. Las redes hervían, se superaban a sí mismas, recogiendo juicios, advertencias, predicciones, condenas, análisis. Todo el mundo tenía algo que decir o sentía que tenía que decir algo. Opiniones inteligentes, pero también interesadas. Objetivas o sectarias. Sinceras o por encargo. Aburridas o innovadoras. Opiniones y juicios inacabables e incansables, en una pugna feroz por captar adeptos, por destacar y ser la más seguida, la más repetida, la más oída.

mafalda

Y no sólo hubo un estallido múltiple de opiniones. También hubo tiempo y espacios para quejas y lamentos, para reclamar, para dolerse o para alegrarse. Tiempo de emociones y estados de ánimos: los alegres y optimistas que veían el vaso medio lleno y la faena casi hecha. Quienes lo veían todo negro, negrísimo y querían bajarse en marcha de un país que no comprenden. Quienes sentían rabia asesina, porque sentían en propia carne la humillación y la violencia que se hacía sufrir a otros. Los del miedo, ese que paraliza y enmudece; los que no quieren saber, ni entender, ni mucho menos tomar posición porque no quieren arriesgar status o alianzas, aunque tengan que sacrificar su conciencia. Los cínicos que directamente no tienen conciencia y todo les da igual, por lo menos, en la medida en que no les afecte. Los sabios que saben exactamente lo que hay que hacer, y se desesperan porque no consiguen ganarse la autoridad que creen tener…

Todo eso pasó el pasado Domingo. Durante mucho tiempo se hablará de él. Y de las cosas que pasarán después. Hay que estar preparadas.

Por eso, se explica que no se hablara y casi nadie sepa, que ese mismo Domingo mataron a una mujer a cuchilladas en Madrid y a otra en Barcelona. El asesino de esta última mató también a un bebé de 11 meses y después se suicidó.

Son más víctimas de una lista interminable. No tienen ni nombre. Han muerto. Las han matado. Es una pena, una desgracia. Pero además tuvieron mala suerte con el día que les tocó morir, si es que hay alguno bueno. Pero este era el peor. La gente estaba en otras cosas. Hay incluso quien se molesta si insistes en recordarlas.

Y por eso, ellas mueren dos veces. La real, cuando se comete el asesinato y dejan de existir porque un hombre así lo decide y se salta todas las leyes, todos los derechos, sin contemplaciones. Y la social, cuando son olvidadas y su recuerdo se borra de todas las memorias, perdida definitivamente su identidad.

Duele ver como prostituyen la democracia, como se pisotean las libertades y se impone la ley del más fuerte. Indigna justamente ver como se manipula, se mangonean legítimos sentimientos y se apropian indebidamente de aspiraciones permanentes de pueblos que son y se sienten oprimidos.

Pero además, sin ánimo de confrontación, ni de comparar dos tragedias que no son de categorías comparables, no deberíamos permitir que los grandes desastres nos hagan perder de vista las grandes catástrofes que acaban con la vida de las mujeres.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s